Te gusta

#VinoEnCasa 🍷 ¿Cuáles son los elementos del vino?

Esta nota es parte de nuestra serie semanal #VinoEnCasa, en donde hablamos del vino desde una perspectiva sencilla, acercándolo a todos y llevándolo hasta sus casas, haciéndolos expertos sin necesidad de un sommelier.

 

¿Cuántas veces te has enfrentado a una copa de vino sin saber qué es lo que se supone que debes encontrar en ella? No se necesita ser un experto para saber que hay vinos frutales, con presencia de maderas o dulces, pero ¿cuáles son los elementos que debemos buscar al momento de dar el primer sorbo para definir qué está pasando en esa copa?

Estas son las seis partes que debemos tratar de encontrar para conocer esa historia que el productor nos quiere contar a través de su vino.

 

Acidez

Este es bastante sencillo: la acidez es eso que, cuando te toma desprevenido, te hace hacer una mueca. Puede ser como la de un limón, de una lima o incluso una manzana y, es aquí en donde la memoria gustativa entra en juego. La acidez puede ser vista como qué tan fresco es un vino y lo importante aquí es cómo interactúa con los demás componentes del vino.

Esta acidez puede hacer que un vino parezca seco (poco azúcar residual); sin embargo, entre más seco y ácido parezca un vino, más azúcar contendrá. Es como ponerle azúcar a la limonada para hacerla más agradable.

 

 

Cuerpo

El cuerpo de un vino se siente tanto en la lengua como en la boca, en la parte superior del paladar. Mantén el vino en tu boca por algunos segundos y siente qué tan denso es. Esa textura, o sensación en boca, te ayuda a saber de qué variedad de uva se trata y en qué clima fue producida.

Tomemos como ejemplo un rosado ligero: vivo, ligero y refrescante. Un Zinfandel será más empalagoso y, un Malbec, mucho más denso y pesado. Ese es el resultado de una estructura fenólica (el resultado de la transformación de los azúcares de la uva) más compleja.

 

View this post on Instagram

Ripe strawberry, mint leaf, juicy orange slice. Crunchy raspberry, blooming cherry blossom, yellow nectarine. A bright and pure-fruited bouquet of Rainier cherry, fresh red berries, and grenadine erupts from the glass with surprising lift as floral notes of hydrangeas and rose water emerge to extend the high-toned delight. A tinge of white pepper and a light menthol note further complicate the aromatics while subtle impressions of gooey biscuit and cheese rind reveal delicate leesy complexity. Underlying stony minerality in the form of crushed gravel and broken granite is revealed on the palate framed by snappy crispness and fine, persistent bubbles. Precise, tightly wound, and nearly bone dry; packing incredible crunch thanks to refreshingly high acidity that keeps this mouth-filling and fuller bodied bubbly impressively focused. This 2018 "Bare Necessity" Vivio Vineyard Sparkling Rosé by Sosie Wines is a unique and delicious Méthode Champenoise beauty from Sonoma County. . Although Méthode Champenoise sparkling wine is one of the world's most rigid and tradition-steeped genres of wine production, there is still plenty of room for experimentation and exploration in the category. This bottling, crafted by Sosie Wines using 100% Syrah sourced from the Vivio Vineyard in Sonoma's Bennett Valley, is an excellent example of an unconventional yet serious expression of traditional method bubbly. Although it boasts wonderfully tight mousse, bright acidity, and mild autolytic charm this wine is significantly more fruit-driven than its old world cousins, yet it remains tremendously tart, focused, and precise in true Champenoise style. This is an extremely interesting and enjoyable small production sparkler shaped by a wonderful boutique producer. . What was the most unique sparkling wine you've tried lately? . @sosiewines @themanufactoryonline #sosiewines #sparklingrosé #sparklingwine #champagne #bubbly #rosé #sonoma #sonomacounty #sonomawine #syrah #zalto #themanufactory #cabernetsauvignon #merlot #zinfandel #grenache #chardonnay #pinotnoir #napa #napavalley #napawine #winereview #wine #winery #wineblog #wineblogger #instawine #wset #wineryreflections

A post shared by Winery Reflections™ (@wineryreflections) on

 

Alcohol

El alcohol es un potencializador de los sabores. Si contiene mucho alcohol, el vino se vuelve muy fuerte y te calentará la boca hasta hacerse imbebible. Piensa en un tinto con bajo contenido alcohólico como Beaujolais, con una untuosidad suave y aterciopelada que lo hace muy fácil de beber.

Mayor azúcar significa mayor contenido alcohólico (entre 13.5 y 16 %) y eso, por lo general, indica que el vino se produjo en climas cálidos. Actualmente, con la salud convirtiéndose en una prioridad para muchas personas, los productores están optando por hacer vinos con menor contenido alcohólico.

 

 

Taninos

El centro de tu lengua detecta los taninos y se pueden describir como amargor o astringencia. Algunas personas piensan que la tanicidad y lo seco de un vino van de la mano, pero en realidad, los taninos resecan tu paladar, dándote esa sensación de necesitar un trago de agua. Pero estos no afectan el dulzor de un vino.

Un vino con alto potencial de guarda –como un Barolo o un Bordeaux– pueden ser súper tánicos en sus primeros años de vida, pero esto se reduce con el tiempo; mientras que un vino que se produjo con uvas verdes presentará lo que se conoce como taninos verdes y nunca madurará bien.

 

 

Dulzura

Para explicarlo de manera sencilla: seco es lo opuesto a dulce. Esto se siente justo en la punta de tu lengua. Pero no te dejes engañar, no porque un vino sea seco quiere decir que no haya azúcar en él; no existe un vino con 0 % azúcar. Tampoco hay ningún tipo de levadura que pueda fermentar todo el azúcar y, si lo hubiera, el vino sería imposible de beber por su altísimo contenido alcohólico. La forma en la que percibimos lo seco o dulce de un vino tiene mucho que ver con la acidez de éste.

 

 

Sabores

Como los aromas, los sabores son muy personales y nuestra capacidad de reconocerlos viene de la memoria. No tienes que ser un clavado del mundo del vino para identificar un sabor u otro en una copa de vino y, dejarse llevar por lo que dice la contra etiqueta en la botella puede ser catastrófico.

El espectro de los sabores en infinito y debes tener en cuenta que, en ocasiones, éstos no tienen nada que ver con las uvas con las que de hizo tu vino.

 

 

Finalmente, reflexiona todos estos elementos en su conjunto para hacerte una idea de cuál es la historia que su productor o enólogo quiso contar a través de esa botella. Algunos vinos necesitarán más de un trago para analizar cada una de sus características y más de tu atención para identificar de qué se tarta. Si puedes organizar una cata a ciegas, hazlo, te darás cuenta de que el mundo del vino no es tan complicado como a veces nos quieren hacer creer.