Te gusta

Vinos de China. ¡El dragón ya despertó!

Los vinos de China no son el futuro: ya son toda una realidad. Y con el paso del tiempo, irrumpen cada vez más en los mercados del mundo (México incluido).

¿Qué ha motivado a esta gran potencia de Oriente a tener presencia en el mundo del vino? Por un lado, ha sido el gran deseo de occidentalizarse y el creciente gusto de los chinos por el vino; mientras que por otro lado, está en vías de convertirse en un serio competidor ante grandes productores europeos o americanos.

En la República Mexicana existen ya cuatro etiquetas chinas en el mercado, tres de ellas accesibles al público general, y una más creada como una marca de gran lujo y reservada a grandes conocedores. Todas ellas reflejan que este gigante oriental está elaborando productos para diferentes estratos económicos y, sobre todo, con una calidad en ascenso.

Capacitación universal 

______________________________________

“China siempre ha tenido las condiciones de clima y tierra para sembrar viñas. Pero se han asesorado con franceses, chilenos y personas de otros orígenes para destacar más en el ámbito”, señala Esteban García, sommelier ha visitado estas zonas vinícolas.

______________________________________

Aunque no lo parezca, la mayor parte del territorio chino se ubica sobre la conocida franja del vino, entre las latitudes 30 y 50º norte, por lo que cumple con condiciones ideales para desarrollar la vid. Especialmente las zonas norte y oeste cuentan con suelos y climas que propician la producción de variedades, hablamos de provincias como Ningxia, Xinjiang, Yunnan o Hebei.

Tampoco son raras las inversiones europeas en bodegas, o contar con asesores provenientes de los principales países productores, y mucho menos que las etiquetas estén impresas en alfabeto romano, con miras a distribuir cada vez más sus vinos a todo el mundo.

Manuel Negrete, sommelier especializado en esta nación, indica que la inversión en vino es creciente, pero que no hay mucha información sobre la producción. “En general la calidad es aceptable; no está pensada en el producto de exportación, porque se trata de satisfacer la necesidad local. Es un producto de élite y con estilo de vinificación del Nuevo Mundo (moderno)”, señala.

Las regiones

El conocimiento sobre esta bebida no es reciente en China, aunque culturalmente su consumo no estaba arraigado. Un primer vestigio proviene del año 400 a. de C. en la provincia de Sinkiang, en frontera con Kazajistán, donde se elaboraba de forma limitada y para nobles.

Gracias a la Ruta de la Seda (ruta comercial entre el Lejano Oriente y Europa), el intercambio de productos, incluido el vino, ayudó a que su consumo creciera. Sin embargo, el fermentado siempre ha competido con los destilados de arroz que actualmente tienen mucha demanda.

Y aunque China es uno de los mayores productores de uva de mesa, poco a poco se incrementan viñedos de uva para elaborar esta bebida, y se han ido definiendo las zonas con mejores proyecciones. Existen 14 regiones de vino conocidas, aunque no oficialmente, y el 90 % de la producción se queda para que lo beban los locales.

Regiones y variedades

______________________________________

“Ningxia es una de las principales regiones y se ubica al centro del país. Maneja variedades como Saperavi y Rkatsiteli, que son populares en Georgia, pero desde los años setenta se importaron uvas francesas y clones de Estados Unidos. Aquí hay 20 formas de denominar a la Cabernet Sauvignon; dependiendo de su origen se le llamará ‘la uva francesa tinta’ o ‘la uva dulce de Estados Unidos’”, relata Negrete, sommelier ganador de concursos internacionales.

______________________________________

Shandong se ubica al sur de Beijing, y particularmente en la península homónima se concentra la producción. No es una región extensa, pero es la que históricamente tiene un mayor camino recorrido.

La más cercana a Beijing es Hebei, por lo que goza de mejor difusión y popularidad. Aquí nacieron los primeros vinos secos (blanco y tinto) chinos, además de que se localiza una gran cantidad de bodegas en la región, por lo que se considera una zona que aporta un gran porcentaje de la bebida.

En la parte Oeste, Sinkiang aprovecha los suelos y climas de los montes Tian Shan y se ha convertido en la región en la que aumentan más los viñedos para uva de vino, ya que todavía prevalece el cultivo de uvas para pasas.

A pesar de que hay otras áreas de producción, al sur destaca Yunnan, porque gracias a los Himalayas cuenta con terrenos elevados que combinan temperatura fresca y buenos suelos para caldos de todo tipo. 

Las bodegas

Queda claro que la inversión europea es patente en la vinícola Chateau Changyu Moser XV, formada gracias a la alianza de un grupo chino con el enólogo Laurenz Maria Moser V (quinta generación de la familia).

Además de manejar las cepas francesas típicas, como Cabernet Sauvignon, Merlot y Syrah, sus instalaciones reproducen castillos de tipo bordelés o austriaco, mientras que sus vinos llevan también ese estilo. Incluso elaboran vino de hielo icewine, cuando las gélidas condiciones lo permiten.

En la ciudad de Shacheng, Hebei, la bodega Greatwall Wine Co. tiene un alto volumen y fue fundada en 1983 como subsidiaria de Cofco, que elabora más bebidas, aunque sólo cuenta con 75 hectáreas de viñedos para elaborar vino de corte moderno y con variedades de origen europeo.

Sus etiquetas también abarcan vinos dulces, fortificados y espumosos, pero también elaboran diversos destilados no sólo de base de uva.

Etiquetas de ultra lujo

Hay proyectos que se dedican a los productos de ultra lujo, fue por eso que el conglomerado LVMH buscó un lugar específico y paradisiaco para crear la bodega Au Yun, la cual elabora sólo un vino del mismo nombre, cuyo significado es “entre las nubes”.

Desde el 2008, justo entre cuatro poblados cercanos a los montes Himalayas chinos, se desarrollaron 28 hectáreas de viñedos en terrazas entre los 2.200 y 2.600 msnm que son idóneos principalmente para cultivar las dos cepas que integran el proyecto: Cabernet Sauvignon y Cabernet Franc.

El enólogo y científico australiano Tony Jordan encontró el lugar y, tras ocho años de esperar a lograr una buena calidad, lanzó la primera añada de
 a etiqueta, entre las de mayor costo en el mundo.

Los vinos