2

Vinos para maridar con tacos

Los tacos forman parte de nuestra vida diaria, ya sean de suadero, dorados, sudados, de maciza, de guisado, al pastor… En fin, tenemos una amplia gama de sabores e ingredientes con los que se puede hacer un taco.

Ahora bien, ¿por qué no hacer un maridaje de tacos con vino? Generalmente, estamos acostumbrados a maridajes con platillos muy elaborados, pero en esta ocasión nos aventuraremos en un punto más casual de maridaje de Tacos + Vino.

shutterstock_129748976

Apelando un poco a las reglas de maridaje, considero importante resaltar que la salsa será un factor clave a la hora de maridar nuestros vinos con tacos, ya que va a aportar sabores y matices diferentes al maridaje. Sólo se debe cuidar el grado de picor, ya que si es elevado puede ocasionar sensaciones poco agradables para el paladar. A continuación, algunos ejemplos de Tacos + Vino:

Empezando con los vegetarianos

Taco de nopales: con un vino de uva Sauvignon Blanc, resultará un maridaje sencillo y fresco.

Taco de queso con champiñones: puede ser muy bien acompañado por un vino de uva Chardonnay con o sin barrica, ya que potenciará la nota cremosa del queso, o un tinto de uva Merlot.

Taco de rajas con crema y elote: un vino de uva Chardonnay con barrica o un espumoso seco para que la sensación cremosa se aligere y potencie el sabor del chile poblano.

De pescados y mariscos

Taco de pescado rebozado estilo Ensenada: acompañado de col, salsa mexicana, mayonesa y un poco de limón, con un vino Chenin Colombard o Chenin Blanc, o también Chardonnay sin barrica, harán de éste un maridaje sencillo y agradable.

Taco de machaca de camarón: un vino espumoso seco o un tinto joven y frutal.

Taco de carnitas de atún con guacamole: Vino de uva Sauvignon Blanc o un vino rosado seco.

Los de guisados

Taco de chicharrón en salsa verde: ya sea un Sauvignon Blanc o un vino espumoso, para ayudar a la nota herbácea y fresca del tomate o un vino tinto joven de uva Cabernet Franc.

Taco de pollo con mole: el Syrah es un gran acompañante de los moles y comidas especiadas; adicional a esta uva, un Petite Syrah o Malbec harán buen maridaje con las especias del mole.

Taco de tinga de pollo: un vino rosado seco, un blanco Chenin Colombard o un vino espumoso; si se prefieren los tintos, puede acompañarse por uno de uva Merlot.

Si de insectos se trata

Tacos de escamoles y de gusanos de maguey: no pueden tener mejor maridaje que un vino de uva Chardonnay con barrica, hará la experiencia muy agradable, ya que ayudará a potenciar la nota cremosa de éstos; un maridaje de contraste puede ser un vino espumoso que le aportará mucha frescura.

Taco de chapulines: únicamente pasados por el comal con un poco de frijoles y salsa, pueden maridar muy bien con un Syrah, ya sea 100% varietal o en mezcla con Cabernet Sauvignon.

Y para los carnívoros

Tacos de carnitas: debido al sabor de la carne de cerdo y al alto contenido de grasa, pueden ser bien acompañados por vinos de taninos intensos para que con la grasa puedan equilibrarse y de este modo se logre un excelente maridaje; algún Cabernet Sauvignon, Carignan o Malbec.

Tacos de chamorro: al igual que los de carnitas, el chamorro tiene un sabor característico, de modo que una buena recomendación de maridaje es un vino tinto de uva Syrah o Cabernet Sauvignon en mezcla con Merlot.

Tacos de chicharrón: no podemos pensar en un taco de chicharrón seco sin imaginarlo acompañado de salsa mexicana (la que está elaborada a base de jitomate y cebolla en cubos con cilantro y chile serrano), queso panela y un poco de aguacate, se podría acompañar muy bien con algún vino blanco fresco, que puede ser un Chardonnay o Sauvignon Blanc, o con un tinto joven de uva Tempranillo.

Tacos de cochinita pibil: un platillo yucateco que se encuentra en el gusto de muchos y que posiblemente se crea difícil de maridar debido a la cantidad de especias y acidez del platillo. Debido a ello, uno de los mejores maridajes para la cochinita pibil es un vino rosado seco. Se debe tener cuidado con el chile habanero.

Tacos al pastor: son de los tacos más famosos y es que cuando piensas en tacos, los de pastor llegan de inmediato a la mente, con la carne acomodada en el trompo, tatemándose con el fuego directo para finalmente terminar sobre una tortilla con un poco de piña, cebolla, cilantro, salsa y limón… Y qué mejor maridaje para esta extensa gama de sabores que un vino tinto de uva Merlot, Cabernet Sauvignon, Syrah o Zinfandel; pero si prefieres algo más fresco, un vino rosado seco será una excelente opción.

Tacos de bistec: al no tener un sabor tan intenso, podemos maridarlos con vinos tintos jóvenes, rosados secos e incluso, vinos blancos con o sin barrica.

Tacos de chuleta: por la nota salada de la chuleta, debemos buscar un vino tinto joven que conserve su frutalidad; puede ser de uva Malbec, Petite Syrah, Merlot o Carménère.

Tacos de lengua: este taco de por sí tiene muchos adeptos, no hace falta más que un poco de cebolla, cilantro y salsa verde para darle más vida a sus sabores, de modo que puede maridarse con un vino blanco joven como Chenin Blanc o Chardonnay, vino rosado seco, tinto de uva Tempranillo, o mezcla Merlot-Cabernet.

Tacos de barbacoa: con el sabor característico de la carne, un 100% Cabernet Sauvignon o en mezcla con Merlot o Syrah, o vino de uva Malbec.

Tacos de birria: por la cantidad de especias que impregnan a la carne para darle sabor, adicional a su sabor natural, los vinos de uva Syrah o Carménère pueden ser buenas elecciones, ya que acompañan muy bien a la comida especiada.

En esta sección he descrito sólo un pequeño porcentaje de todas aquellas combinaciones que se pueden tener en un taco, pero independientemente del seleccionado, sé que estos maridajes estarán para chuparse los dedos.