Te gusta

Surco 2,7 y Surco Rojo: vinos Premium que dan de qué hablar

Elegir el vino ideal para un buen maridaje representa uno de los retos más gratificantes para aquellos que gustan del sabor del buen vino mexicano. En Vinícola Regional de Ensenada (VIRESA) están conscientes de ello, por eso han desarrollado dos extraordinarios vinos que representan la calidad de las tierras, el agua y las uvas de sus Viñedos Llano Colorado, en el Valle de San Vicente, Baja California.

Surco 2,7 y Surco Rojo, son dos de los principales vinos que produce y comercializa esta casa para deleitar el paladar de sus consumidores. Ambos llevan la palabra “surco” en su nombre, por la importancia que tiene para el mundo vitivinícola.

En el ámbito de la agricultura, los surcos son el resultado de la labranza de la tierra que forjan hendiduras empleadas durante la plantación del sarmiento de la vid y el riego de la tierra, de ahí que VIRESA, al ser productores de su propia uva, recoja dentro de su marca el nombre para estos dos vinos.

En honor a su origen

Surco 2,7 es la abreviatura de la cantidad de surcos o parcelas que conforman el viñedo del cual se obtiene la uva para la producción del vino Cabernet Sauvignon. Así, hace referencia a los 2700 surcos de donde proviene esta etiqueta y cuenta con aproximadamente 500 hectáreas, las cuales conforman a los Viñedos Llano Colorado, en el Valle de San Vicente, Baja California, convirtiéndose en la mejor opción para iniciar el viaje por el mundo vitivinícola, pero también para aquellos que buscan un vino de calidad mundial para el día a día.

Por su parte, Surco Rojo es una de las cartas fuertes de esta vinícola; nace de una mezcla de Cabernet Sauvignon y Nebbiolo, de la unión de viñas seleccionadas y maduras que resultan en un vino elegante, genuino y balaceado por naturaleza, cuyas características suaves y complejas crean en el paladar, una explosión de sabores agradables con un ligero toque a tabaco, pimiento y frutos rojos, que invitan a quien lo consume a involucrarse profundamente.

Es preciso señalar que estos vinos no sólo tienen en común el origen, sino también la pasión y la experiencia de dos familias que por más de tres generaciones han vertido su conocimiento en la calidad y el cuidado de sus tierras, de sus uvas y por supuesto, de sus vinos.

“Nuestros padres y abuelos fueron y son apasionados por el campo, la uva y el vino. Han trabajado, desde que nosotros recordamos, en la vitivinicultura, anteponiendo la calidad, el respeto y la dedicación de la gente que los acompaña día a día; por lo que podría decirse que son y han sido unos grandes defensores del vino mexicano”, mencionaron algunos sobrinos y nietos de don Marcial Ibarra Loera y don Alberto Curis Blanco, fundadores de VIRESA y Viñedos Llano Colorado, en el Valle de San Vicente, Baja California.

Finalmente, podemos describir a Surco Rojo y Surco 2,7 como vinos modernos, de corte elegante, capaces de responder a las exigencias del mercado actual, tanto nacional como internacional, de una manera innovadora, sin perder la sencillez que un vino de diario necesita.