Te gusta

Viticultura de diez: Alsacia, única

Alsacia es un lugar sin igual dentro del universo vitícola. Sus condiciones climatológicas, edafológicas y geográficas hacen que todo vaya en contra de la viticultura, pero acercándonos más comprobamos que, caprichosamente, es un paraíso para el desarrollo de los grandes vinos.

Un sustrato ideal para el buen vino

La región de Alsacia se encuentra en la zona septentrional de Francia, en donde las condiciones climáticas generalmente frías, hacen que el cultivo de la vid sea complicado, sin embargo, una de sus ciudades es la segunda más calurosa de Francia. Alsacia esta situada en una depresión cerca del alto Rin, en donde se ve cubierta de los fríos por los bosques de la selva en la parte este. Al oeste se encuentra la cordillera de los Vosgos, y al sur cubierta por los montes de Jura.

Este caprichoso acomodo permite un clima semiseco, con precipitaciones bajas y veranos calurosos que hacen que los vinos de Alsacia sean de los más reconocidos en el mundo. Aunado a eso, recordemos que hace miles de años la zona era seguramente un mar interior en donde las diatomeas, los moluscos y los crustáceos, convivían con sus esqueletos de carbonato de calcio, dando a la zona un sustrato en el suelo ideal para la elaboración de grandes vinos.

Alsacia tiene 190 km de longitud, de los cuales 170 km están colmados de diferentes zonas de viticultura, con altura variables de 200 a 400 m, y orientaciones todas ellas hacia el sur para aprovechar al máximo la radiación solar y así generar azúcar suficiente para no tener que hacer chaptalización (adición de azúcar para generar grado alcohólico exclusivamente; nunca para endulzar el vino) que en esa zona está permitida.

La uva Riesling, bien conocida en la zona por el desarrollo que puede dar en vinos longevos; la Gewürztraminer, espectacular por sus aromas; y la Pinot Blanc, son las tres uvas que más se cultivan en las zonas divididas en el alto y bajo Rin.

alsacia-vino-suiza-dejavutravelpr

AOC de Alsacia

Como en toda Europa, Alsacia posee AOC (Apelaciones de Origen) que regulan la calidad basadas en las elaboraciones y su perfil. Dentro de estas Denominaciones de Origen tenemos tres categorías, la AOC Alsace, que engloba el 75 % de los vinos; la AOC Cremant de Alsace, que comprende a los vinos espumosos; y la AOC Alsace Grand Cru, que agrupa a 51 viñedos con calidad excepcional en la zona. También existe la clasificación de los vinos dulces, las cuales son SGN (selección de granos nobles), y VT (vendimia tardía).

Alsacia se divide en una variedad de suelos que expresan en los vinos características diferenciales por las zonas, alturas, vientos y composición. Algunas de ellas son: al ser graníticos reflejan elegancia en nariz; cuando la influencia de la arena se da en las zonas bajas, el vino se vuelve vigoroso por el clima y el suelo; en cambio, en las zonas altas y calcáreas los aromas a cítricos son mucho más intensos; en las mesetas llenas de esquistos o lajas, los vinos son serios y minerales, mientras que en las zonas más volcánicas los vinos son más minerales.

Por ello, es importante degustar las diferentes zonas de Alsacia, ya que cada una de ellas tendrá un componente aromático, basado en su climat (suelo-uva-clima-microflora-insolación y pluviometría-vientos-orientación, entre otros factores).

vic3b1as-tgj

Los vinos alsacianos tienen una capacidad muy alta de envejecimiento, dada por los componentes del suelo y la uva. Se fermentan tanto en madera como en acero, para después ser embotellados y ganar complejidad en todo el proceso.Tienen un diseño de botella especial para su zona, llamada tipo alsaciana.

Así como hoy en día Alsacia pertenece a Francia y en un pasado a Alemania, la gente refleja el estilo único del terruño, y por ello se consideran peculiarmente alsacianos y no de otra nacionalidad. En muchos casos eso da un aliento de personalidad en todo lo que hacen y su vino, no es la excepción.