Te gusta

Whisky al estilo nipón

El mercado asiático adora los destilados, así que cuando Occidente descubrió el whisky japonés quedó tan enamorado que hoy compite con los mejores escoceses.

No es ningún secreto que aún hay gente que se maravilla cuando escucha que en Japón se hace un whisky extraordinario, así como tampoco lo es que el camino a la fama no fue sencillo para este destilado nipón. Hasta el año 2000, prácticamente toda su producción se destinaba al mercado doméstico y era común que la gente pensara que un whisky elaborado con el estilo escocés, pero fuera de Escocia, no tenía atractivo alguno.

UN SIGLO DE TRADICIÓN

La historia del whisky japonés es la de dos hombres: Shinjiro Torii y Masataka Taketsuru. El primero era un empresario no satisfecho que se embarcó en la misión de hacer whisky para sus compatriotas, por lo que decidió construir una primera destilería en las afueras de Kioto, un área famosa por la pureza de su agua, para la cual contrató a Taketsuru como ejecutivo por la experiencia en destilación escocesa con la que regresó a Japón a principios de la década de 1920.

Ambos personajes trabajaron juntos hasta 1934, cuando Taketsuru fundó su propia destilería, iniciando una sana competencia que mantiene a ambas empresas como líderes de la producción, tanto en calidad como en cantidad, de whisky hecho en Japón.

MADE IN JAPAN

La producción de este destilado nació como un esfuerzo de recrear el estilo escocés gracias a los altos costos de transportación que significaba beberlo en Japón y a la afición de su gente por los sabores de esta bebida europea. En ese país la mayoría del whisky es blended, aunque los últimos años se ha visto un incremento en la oferta de single malts y blended malts con esta nacionalidad.

Sin embargo, cuando se compara con Escocia, en donde los componentes de un blend de whiskies pueden provenir de varias destilerías que pueden pertenecer a distintas compañías, en el país del sol naciente las empresas son dueñas tanto de las destilerías como de las marcas, y nunca intercambian materias primas con sus competidores.

A DISFRUTAR

Si bien el whisky japonés suele ser consumido de la misma forma que el escocés, en tu siguiente visita no te sorprendas por la popularidad de los cocteles elaborados con este destilado. Los blends normalmente se toman en highballs (vasos altos llenos de hielo y con un top de agua mineral con gas), en tanto que los whiskies de mayor calidad se sirven principalmente solos o en las rocas. Además del agua mineral, es muy común ver que se mezcle con agua caliente durante el invierno o con agua fría durante el verano.

No son pocos los expertos que se han asombrado por la calidad de estos destilados: son numerosos los aficionados a los whiskies japoneses, y estamos seguros que esta moda inundará al mercado mexicano antes de que te des cuenta.