1

Whisky: el agua de la vida

Sus orígenes y formas.

Como muchas de las palabras de nuestro léxico, este término provienen del latín, aquavitae, que significa agua de vida, los escoceses tradujeron al vocabulario celta como uisgebeatha, palabra que con el tiempo se transformó y abrevió en whisky.

El registro más antiguo en la historia del whisky se plasmó en la Hacienda Rolls en Escocia, donde en un mural de 1494 se aprecia la leyenda “Ocho cápsulas de malta a Fray John Cor, por orden del rey, con que hacer agua de vida.”

La producción y consumo de este destilado era exclusivo de los Caledonios porque su sabor tan fuerte sólo lo disfrutaban ellos. Sin embargo, en 1814, la producción del whisky incrementó y la mayor parte del licor era producido de forma ilegal, esto provocó que se impusieron aranceles internos que prohibían la existencia de destilerías con capacidad menor a 500 galones y fomentaban el consumo comercial.

Robert Stein, popularizó el consumo del whisky al inventar la columna de destilación de funcionamiento continuo, la cual producía un whisky con un sabor más suave y fino. En 1832 este invento fue patentado por Aenas Coffey y hasta la fecha esto caracteriza al whisky escocés.

Hasta 1870, el whisky escocés era de baja calidad por eso, las destilerías irlandesas y americanas adoptaron el término whiskey para distinguir su producto del escocés aunque hoy en día, no hay diferencia en el término.

Es una bebida que se obtiene a partir de la destilación de la fermentación de los granos de cereal molido y añejados en barriles de madera. Su grado alcohólico oscila entre los 35º y 50º.

En Escocia se exige que el proceso de maduración de esta bebida dure al menos 3 años y que el añejamiento sea en barriles de roble que no excedan los 700 litros de capacidad de licor. El whisky se vuelve más suave y adquiere un color dorado conforme avanza el proceso de maduración.

La viscosidad del este licor se observa cuando en un vaso transparente viertes whisky, bebes un sorbo y colocas el vaso en una superficie plana. Esto producirá que los restos se peguen a los lados, a este efecto se le denomina “las piernas del whisky”.

enhanced-10478-1439558781-1