1

World’s Best Vineyards; los mejores viñedos del mundo

World’s Best Vineyards presenta de forma anual el top 50 de experiencias enoturísticas del planeta.

Se ha escuchado en un sinnúmero de ocasiones que la mejor uva viene del viñedo, y ésta crea el mejor vino con intervención crucial -por supuesto- por parte del hombre.

Y esas experiencias se materializan cuando se tiene la oportunidad de visitar una bodega de vinos en distintas partes del mundo. Dichas bodegas muestran al visitante su historia, filosofía, instalaciones, la forma en la que particularmente elaboran el vino y lo que es imprescindible para que se convierta en algo extraordinario, según su perspectiva.

Es por eso que a nivel mundial hay publicaciones que evalúan y recomiendan diferentes destinos, haciendo la vida más sencilla a quienes somos fieles adeptos a esta bebida; hay aplicaciones por doquier, revistas especializadas y concursos globales donde las bodegas se postulan para participar y ser evaluadas.

World’s Best Vineyards

Una de ellas son los famosos World’s Best Vineyards, una lista que desde 2019 revela el top 50 de experiencias en viñedos alrededor del orbe, los mejores lugares para probar fantásticos vinos y aprender acerca de la producción y el crecimiento de la uva.

La lista cubre cinco continentes y 18 países con nuevas bodegas sumándose en cada edición. Algunas propiedades son famosas, lugares imperdibles en aquellas regiones de vino más amadas a nivel internacional. Otras, inspiran al visitante a adentrarse en una nueva región productora, como Japón, Bulgaria o India, convirtiéndose en nuevos nombres que se suman cada vez.

La diversidad del top 50 es increíble. Hay algunas bodegas con arquitectura súper moderna o cavas antiguas protegidas por la Unesco, restaurantes con estrellas Michelin, o pequeñas y familiares bodegas donde los propietarios conducen los tours, mostrando que no es necesario ser una estructura masiva para encontrarse en la lista. Muchos ofrecen soberbias vistas, restaurantes y lugares para hospedarse o actividades fuera de lo común. ¿El objetivo? Crear experiencias.

El proceso de selección

Estos destinos se eligen mediante un sistema de votación, donde una lista es creada luego de varias nominaciones por cerca de 500 expertos en viajes, vino y turismo en todo el planeta. La lista provee una introspección acerca de las bodegas con las experiencias más completas. No hay un criterio determinado, aparte de ser abiertos al público; sin embargo, hay reglas de voto que se suman.

La información es compilada por William Reed Business Media, y es creada con votos de The World’s Best Vineyards Academy, la cual está dividida en 22 regiones, con su propio academy chair que lidera cada zona y que es responsable de reclutar 36 votadores que representen a la región. Al menos el 25 % de los panelistas de cada una, cambian cada año para asegurar nuevas perspectivas.

El panel de cada región está conformado por sommeliers, periodistas, expertos en viajes y amantes del vino en general que viajan con frecuencia. Cada uno tiene siete votos y deben colocar en orden de preferencia sus bodegas nominadas. Como algunas de las regiones contienen más de un país, la decisión en cómo el mundo es dividido le compete al organizador y al academy chair, y es debatido anualmente.

Los votos se hacen de manera anónima, siendo necesario haber visitado los viñedos postulados refiriendo al viñedo como eje central. Los votos que no cumplen las reglas, son removidos del proceso general. En contraparte, las experiencias deben ser las mejores en el planeta y que puedan recomendarse a un amigo. Esa lista se traduce en un top 50 que es develado cada año en una sede distinta, donde convergen periodistas, expertos y profesionales en vino, enólogos, así como dueños de bodegas, para poder vivir de cerca la hospitalidad de la zona anfitriona y, por qué no, aprender de ellos y replicarlo o mejorarlo en su lugar de origen.

La selección del 2022

Este 2022 el lugar anfitrión fue Mendoza, Argentina, en donde en una agenda de cuatro días a finales de octubre, se visitaron bodegas icónicas que mostraron la hospitalidad del lugar a los visitantes, permitiendo conocer de cerca lo que esta región productora y colindante con Los Andes, con su terroir peculiar, tiene que ofrecer. Para cerrar tan maravillosa agenda con la entrega de los premios, pude presenciar el reconocimiento al mérito del esfuerzo, inversión y dedicación que no sólo se traduce en vino, sino en experiencias que se vuelven memorias y referencias invaluables para los visitantes, sintiendo de viva voz lo agradable que es observar cómo se reconoce la calidad de un vino, además del esfuerzo humano que se encuentra detrás.

Debido a que todos los estímulos son percibidos por nuestros sentidos y la experiencia del vino es magnificada al encontrarnos en el sitio donde se produce la magia, esa experiencia debe gratificarse de igual manera, y ese es el objetivo de los World’s Best Vineyards a través de sus votantes. Reconocer esas joyas de viñedos escondidos, que nos hacen volver al sitio donde se ama el vino, es una guía imperdible para los enófilos a nivel global.